Cuidados paliativos pediátricos

Otros

Cuidarse mientras cuidas

La propiedad de este recurso es de Palliative Care Australia. Para más información, visita su página web o bájate este recurso en el idioma original (inglés) aquí.


Cada uno tiene su propia manera de afrontar las situaciones. Como respondas estará influenciado por tus experiencias vitales, tu red de apoyo y la enfermedad de tu hijo/a. No tienes que llevarlo todo por tu cuenta. Pasar tiempo con otros, participar en actividades y comunicar tus necesidades individuales a tu familia y amigos es importante.

Cuidar de ti mismo

Las estrategias para sobrellevar o sobrevivir nos ayudan a superar situaciones difíciles. Cada persona tendrá o desarrollará sus propias estrategias de afrontamiento. Descubrir que tu hijo tiene una enfermedad que limita la vida, combinada con la tarea de cuidarlo, es una situación difícil para todos los involucrados.

Cuidarse puede ser difícil, pero es importante. Tomarse el tiempo para atender tus propias necesidades puede darte más energía, capacidad y reserva para cuidar a tu hijo/a y de tu familia. Cuidarse a uno mismo ayuda a sobrellevar el estrés y a evitar enfermedades.

Manos sosteniendo un corazón con esparadrapo
Imagen de freepik.com

Hay muchas razones por las cuales los padres no buscan ayuda para sí mismos. Algunas de estas razones pueden incluir sentir que las necesidades de su hijo son más importantes que las suyas, que su equipo de atención está demasiado ocupado, desconfía de otro cuidador o simplemente quiere estar cerca de su hijo.

Consejos para cuidarte

Cada persona tiene su propia forma de hacer frente a una situación difícil. A continuación, se presentan algunas estrategias generales de afrontamiento que pueden ayudarte a mantener un nivel de energía y resistencia.

  • Acepta la ayuda de otros: habla con personas que estén dispuestas a ayudarte, confía en ellos para que hagan algunas cosas prácticas para quitarte trabajo. Elabora una lista de personas y cosas que pueden hacer. Algunos ejemplos de cosas con las que los amigos podrían ayudar incluyen lavar la ropa, tareas de jardinería, comprar comestibles, preparar comidas o hacer recados. Aceptar ofertas de ayuda es una buena manera de mantenerte conectado con tu red de soporte a la vez que reduces tu estrés.
  • Encuentra maneras para liberar tus sentimientos como son la actividad física, escuchar música o la jardinería.
Hombre sereno escuchando música con sus auriculares
Imagen de unsplash.com
  • Come bien y practica ejercicio regularmente para mantener tu energía. Puedes usar guías simples de estiramiento y relajación o vídeos de ejercicios si no quieres salir de casa.
  • Duerme lo suficiente. Es común que los padres tengan problemas para dormir, pero si tienes dificultades para dormir de manera regular, habla con tu médico.
  • Si está trabajando, negocia un horario flexible y una menor carga de trabajo con tu empleador.
  • Tómate tiempo para estar con tu pareja. Es importante apoyarse mutuamente.
Dos muñequitos dándose mutuo apoyo
Imagen de unsplash.com
  • Comparte tus sentimientos. Únete a un grupo de apoyo, habla regularmente con un amigo o escribe un diario.
  • Habla con tu equipo de atención sobre las opciones de “cuidado de relevo”.
Última modificación
Mar, 12/11/2019 - 11:28
¡Nuevo estudio!

Acceso a la vacunación contra la COVID-19 en personas con enfermedades raras