Cuidados paliativos pediátricos

Otros

Apoyo de profesores a estudiantes

La propiedad de este recurso es de Palliative Care Australia. Para más información, visita su página web o bájate este recurso en el idioma original (inglés) aquí.


Cuando un estudiante de tu clase ha muerto o ha muerto un hermano, es posible que no sepas qué decir o hacer. Es importante comunicarse con la familia, ya que tu preocupación y tus ganas de ayudarlos pueden ser un consuelo para ellos. También es posible que debas comunicar las noticias a los estudiantes y a la comunidad escolar en general.

Profesor dando clase a estudiantes adolescentes
Imagen de freepik.com

Una vez te han notificado la muerte del niño

Tu escuela debe tener una política y un procedimiento sobre qué hacer después de la muerte de un estudiante. Incluso si no estás seguro de qué decir, hablar con la familia es mejor que no decir nada. Los gestos simples como un correo electrónico, una llamada telefónica o una tarjeta son algunas formas de mostrar que estás pensando en ellos.

Profesor con gafas tomando notas en su registro de clase
Imagen de freepik.com

Debes preguntar a los padres qué quieren que su clase y la comunidad escolar sepan sobre la muerte de su hijo/a, o cómo puedes ayudar en el regreso de sus hermanos a la escuela.

Dar la mala noticia

Si los padres están de acuerdo en compartir la noticia, se debe informar a su clase sobre la muerte lo antes posible. Es preferible un entorno informal, como sentarse en círculo en el suelo del aula. Si tu escuela tiene un consejero o una persona de apoyo estudiantil, inclúyelo en la conversación y alienta a los estudiantes a hablar con ellos si así lo desean.

Tómate tu tiempo y permite el silencio, compartiendo historias y preguntas. Las preguntas son una parte normal del proceso de duelo. Responde cualquier pregunta con sinceridad y en el momento adecuado, está bien decir a tus alumnos que no sabes la respuesta. Habla con tu clase sobre cómo el dolor afecta a las personas y aliéntalos a compartir cómo se sienten. Una forma de hacerlo es hablar sobre qué tipos de muertes o pérdidas han experimentado tus estudiantes y qué les ayudó a sobrellevarlas.

Maestra haciendo una comunicación a niños muy atentos en la clase
Imagen de freepik.com

También debes comunicarte con los padres de tus alumnos, para que sean conscientes y puedan apoyar a sus hijos en casa.

¿Cómo entienden los niños la muerte?

Es difícil dividir la comprensión de los niños sobre la muerte en grupos de edad porque los niños tienen diferentes experiencias de vida. Los niños pueden haber vivido la muerte de un familiar, amigo o mascota, mientras que otros no han experimentado una muerte cercana. Esto tendrá una influencia en su comprensión de lo que es la muerte.

Adolescente a la salida del colegio con su cuaderno y lápiz
Imagen de freepik.com

Es importante no hacer suposiciones sobre la comprensión de la muerte de tu hijo/a. Es posible que puedas llegar a saber qué cree que es la muerte y por qué ocurre al escuchar y hablar con él/ella sobre ella.

En general:

  • Niños de 0 a 2 años: entienden 'aquí' y 'no aquí' y, aunque pueden sentir la pérdida, no pueden entender la muerte.
  • Niños de 3 a 5 años: ven la muerte como temporal y esperan que la persona regrese.
  • Niños de 6 a 10 años: entienden que la muerte es para siempre y que existen diferentes causas de muerte. Pueden sentir curiosidad por la muerte, los funerales y los cementerios.
  • Niños de 11 años y mayores: comienzan a percibir la muerte como lo haría un adulto. Pueden buscar el significado de la muerte y hacer más preguntas.

Memorias y funerales

Dependiendo de la edad del niño que falleció, sus amigos pueden querer asistir a su funeral o servicio conmemorativo. La asistencia a este evento debe ser una decisión tomada por el estudiante y sus padres, teniendo en cuenta los deseos de la familia del niño/a que ha fallecido. La familia del niño/a fallecido puede desear que se celebre un memorial o asamblea escolar alternativa para que asistan sus compañeros de clase. Discute los planes con la familia y el equipo directivo escolar antes de decírselo a los estudiantes o a sus padres.

Cementerio norteamericano
Imagen de freepik.com

Brindar oportunidades de expresión

Muchos niños responden bien a los medios creativos y hay una variedad de actividades que puedes hacer con tus estudiantes para alentarlos a procesar y expresar su dolor, que incluyen:

  • Dibujar y pintar
  • Leer y narrar
  • Escribir poesía o cartas a la persona que falleció o a su familia
  • Hacer manualidades, por ejemplo, hacer una caja de memoria o collage
  • Escuchar música y bailar.
Niño y niña bailando encima de una alfombra blanca
Imagen de freepik.com

Estas actividades se pueden adaptar a su edad y nivel de desarrollo.

Respuestas de duelo comunes en niños

Signos comunes de dolor en niños en edad preescolar

Los niños en edad preescolar menores de 5 años pueden:

  • verse afectados por las emociones de aquellos a su alrededor que no entienden
  • estar triste o apenado a ratos, alternando entre mostrar dolor y jugar como si nada hubiera pasado
  • Tener curiosidad sobre la muerte y hacer preguntas de confrontación
  • volverse quisquilloso, irritable, retraído o mostrar signos de inseguridad
  • tener sueños angustiantes y pesadillas
  • experimentar un sueño inquieto
  • tiene dificultad para concentrarse o tomar decisiones
  • hacer una regresión en su comportamiento, por ejemplo, mojar la cama
  • sentirse desconcertado y buscar físicamente a su ser querido que ha muerto.

Signos comunes de duelo en niños de primaria

Los niños en edad escolar primaria entre 6 y 12 años pueden:

  • Experimentar un período de transición difícil, querer ver la muerte como reversible y creer que la muerte solo le sucede a otras personas
  • Ser muy curioso sobre los rituales de muerte y entierro y hacer preguntas detalladas
  • Imaginar la muerte como un hombre del saco o fantasma
  • Jugar a juegos donde muera
  • Estar enfadado por la muerte y concentrar su ira en ciertas personas o en cualquier persona involucrada en la muerte, por ejemplo, los doctores, padres, maestros
  • Tomarse un tiempo para aceptar la realidad de lo que sucedió y podría no parecer inmediatamente afectado por la muerte
  • Apresurarse a culparse
  • Sentirse culpables de haber sobrevivido cuando su hermano/a no
  • Tener el sueño alterado, disminución del apetito, bajo rendimiento escolar o tener reacciones físicas como, por ejemplo, dolores de cabeza, malestar estomacal
Niño triste con su perro que le hace compañía
Imagen de freepik.com
  • Preocuparse por quién los cuidará si un progenitor u otro cuidador muere
  • "Fingir" sentimientos en lugar de hablar de ellos.

Respuestas de duelo comunes en niños de secundaria

Al igual que los adultos, cada adolescente es diferente, sin embargo, hay algunos factores comunes que pueden afectarlos.

Los adolescentes pueden:

  • Llorar o estar apenado a ratos, dividiendo su dolor en cantidades soportables, sin embargo, esto a menudo puede manifestarse en intensos estallidos
  • Experimentar una multitud de emociones que pueden ir y venir en oleadas
Niño tapándose la cara porque está experimentado una multitud de emociones
Imagen de freepik.com
  • Parecer fuera de lugar e impredecible
  • No querer hablar de su dolor
  • Tener problemas para dormir o dormir demasiado
  • Sentirse alejados de sus compañeros.

Apoyo a hermanos

Cuando un hermano/a vuelva a la escuela, prepara tu clase para que se sienta cómodo/a y apoyado/a.

Dale flexibilidad y apoyo cuando regrese a la escuela. Sé consciente de que puede tener dificultades para concentrarse en las tareas escolares.

Trabaja con el alumno y sus padres para desarrollar estrategias de afrontamiento. Asegúrate de tener un plan pensado si tu estudiante necesita un momento de tranquilidad, tiempo fuera de clase o tiempo individual contigo. Asegúrate de que el estudiante tenga una persona disponible para hablar, como un maestro de confianza o un consejero escolar.

Algunas cosas que pueden ayudar

  • Reconocer la muerte y expresar tu preocupación
  • Permitir que sus alumnos hablen y expresen sus sentimientos tanto como puedan
  • Estar disponible para escuchar
  • Seguir la rutina para proporcionar una sensación de seguridad y comodidad en la escuela
  • Establecer límites para garantizar un entorno seguro para todos sus alumnos
  • Reconocer que el dolor no tiene límite de tiempo y varía de persona a persona
  • Continuar mostrando apoyo más allá de los primeros meses.

Algunas cosas que pueden no ayudar

  • Esperar hasta saber qué decir
  • Negarse a reconocer la muerte
  • Cambiar de tema cuando el alumno menciona al niño que murió
  • Hacer cualquier comentario que sugiera culpa
  • Decir que sabes cómo se sienten
  • Hacer juicios sobre el progreso de su dolor
  • Decir que no lloren.

Cuando buscar ayuda

Con buena información, amor y apoyo, los niños y adolescentes pueden aprender a comprender y trabajar con su dolor. Sin embargo, si te preocupa su comportamiento o sientes que necesita más ayuda de la que tú puedes proporcionar, no dudes en hablar con los padres del niño/a, un consejero escolar o un miembro del personal superior.

Cuidarte

Las personas que apoyan a los niños/as con enfermedades que limitan la vida, sus familias y compañeros, deben ser conscientes de su propio estrés y resistencia para cuidar mejor de sí mismos, sus familias, colegas y estudiantes. Las escuelas pueden tener opciones para apoyar el bienestar y la atención del personal. Si estás preocupado por ti mismo o por alguien que quieres, también puede ser útil considerar apoyo o asesoramiento adicional.

Última modificación
Mar, 12/11/2019 - 11:59
¡Nuevo estudio!

Acceso a la vacunación contra la COVID-19 en personas con enfermedades raras